SISTEMA DE INFORMACIÓN CULTURAL

Nombre
Tradiciones Culturales en Semana Santa
Información de contacto
1a Avenida, Mazatenango, Suchitepéquez 10001
Datos Generales
Descripción General

Lectura ante un nuevo Viernes Santo….
Entre un murmullo de voces agitadas y profundas inspiraciones llenas de aires de devoción, se anuncia el inicio de un nuevo cortejo procesional que lleva más de tres siglos de su primera realización. El encanto sonoro de una lluvia de notas musicales, ordenadas al ritmo de una marcha llamada la Granadera, se deja escuchar en el ambiente. El olor a incienso inunda el recinto eclesial mientras un buen grupo de hombres debidamente organizados y uniformados de color morado, levantan el anda procesional, colocándola sobre sus hombros y en un rápido movimiento se eleva la imagen que representa a un hombre cargando una cruz, con el cuerpo inclinado por el peso de la misma, el rostro tallado en un noble madero, presenta los signos de angustia, de humildad y de dolor.
Se observa como gotas de sangre recorren su frente y sus mejillas, producto de una corona de espinas que a fuerza de humillación y cobardía fue colocada en su cabeza, confundiéndose con las gotas de sudor provocado por el esfuerzo sobrehumano de cargar el madero que más tarde se usará como arma mortal contra el mismo.
La boca entreabierta, parece exhalar en cada momento de su respiración, la aceptación del sufrimiento y el dolor de su condena.
Sus manos manchadas con gotas de su propia sangre, que parecen recién emanada de su cuerpo, parecen regar el camino que lo conducirá al lugar donde será crucificado, gotas de sangre que corren a la par de sus resaltadas venas que muestran la fuerza con la que se aferra a la vida, en abrazo sutil a la cruz que lleva sobre su hombro.
Bajo la túnica se aprecian sus pies descalzos, que al igual que sus manos, muestran la tensión del dolor, del esfuerzo y el cansancio.
Todo su cuerpo lleva las marcas del látigo con puntas de huesos y hierros, que al momento de golpearlo no solo dejaban dolor sobre su espalda y torso sino también en cada contacto le arrancaban la piel dejando en carne viva y un cuerpo débil y diezmado por los golpes y laceraciones.
Lo único que no demuestra dolor en esa imagen, son sus hermosos ojos, los cuales a pesar que todo lo demás es una representación de un hombre que ha sido golpeado, torturado y humillado, nos ven con una mirada profunda, que penetra el alma, que más que pedir ayuda para aliviar su sufrimiento nos ve con amor, que en silencio nos interroga.
Su mirada noble nos dice que nos perdona. Esa mirada que en un momento se pierde, entre la gente que sale a su paso, como en una eterna Jerusalén para observar la humillación de un hombre, que, al ser sacrificado, nos demostraría su eterno amor por toda la humanidad.
Es la Procesión de “Jesús Nazareno de las Misericordias” de Mazatenango Suchitepéquez, que sale a recorrer y bendecir las calles de este humilde pueblo.

Trozos de Historia.
Otra de las imágenes más antiguas de Mazatenango es el Señor de la Resurrección. Anteriormente la «Procesión del Señor Resucitado», era llevada en hombros por un buen número de personas, de todos los estratos sociales, hombres y mujeres se alternaba en turnos en una sola Hermandad con el fin de demostrar el amor por Cristo Resucitado.
Salía desde las 5 de la mañana a recorrer todos barrios y cantones de Mazatenango, acompañado de cohetes y bombas y una banda de música que ejecutaba melodías alegres.
El pueblo llevaba en hombros la imagen del Hijo de Dios, que después de su sacrificio, venció a la muerte…
Créditos al autor e historiador Otto Bolaños.

0.000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


SIC

La Reina Rabin Ajaw “Hija del Rey” en q’eqchi’ es un certamen que se enfoca en elegir a la representante de la belleza indígena en Guatemala y busca rescatar las tradiciones y costumbres mayas (Sandoval y Benavente, 2013).